Avisar de contenido inadecuado

La Saga de los Malditos

{
}

La Saga de los Malditos

Autor: Chufo Lloréns

Hay un elemento literario que me fascina: la historiografía. La historiografía es el registro escrito de la historia, la memoria fijada por la propia humanidad con la escritura de su propio pasado. En la literatura clásica está referenciada por los principales escritores romanos y son muchos los que culpan de plagio o un mínimo inventio a los literatos romanos, copiando mitología y pasajes de la literatura helénica: puede ser. Pero los mejores cronistas fueron latinos, dejando para nosotros pasajes literarios cargados de historia que se transformaron en las crónicas de la Edad Media; entendiendo cómo crónica la obra literaria que narra hechos históricos por orden cronológico.

Entendemos que la historiografía, en sí, es el arte de escribirla, pero también la ciencia de la historia, llegando a la lucha continua entre el logos y el mito; la lógica verdad y el invento del cronista, tantas veces investigado, acusado de partidismo y censurado. La crónica es un tema recurrente en la literatura igual que el Carpe Diem, pero en La Saga de los Malditos el escritor Chufo Lloréns , licenciado en Derecho, es capaz de unir dos tiempos negros y apesadumbrados de la historia del pueblo hebreo y de Europa: el maltrato, persecución y asesinato de los judíos por los fanáticos cristianos de los reinos de España hasta la expulsión redactada por los Reyes Católicos en El Decreto de la Alhambra o Edicto de Granada fechado el 31 de marzo, en el cual se obliga a todos los judíos de la península Ibérica a convertirse al catolicismo o ser expulsados, con una fecha final de 31 de julio de 1492, elaborado el borrador por Tomás de Torquemada, inquisidor general en España, siendo llamados sefardíes por los hebreos, a los judíos procedentes de esta expulsión de la península Ibérica, diferenciando a éstos de los demás pueblos participantes en la Diáspora ,y,  el holocausto a la minoría judía en Europa realizado por parte de las fuerzas políticas de Alemania.

Si ustedes han leído bien las anteriores frases entenderán que se hacen distinciones: No todos los cristianos o musulmanes de los reinos de España persiguieron y ejercieron la xenofobia contra los judíos de España y Portugal. Un ejemplo es la Carta en 1450 de Juan II de Castilla como protector de las Aljamas y la pragmática de Álvaro de Luna en 1443 en defensa de las poblaciones judías y mudéjares de Castilla. De igual forma y manera muchas fueron las acciones en toda Europa en el intento por salvar el mayor número posible de vidas del genocidio Nazi.

Pero quiero hacer un repaso, con su permiso, a esa barbarie llamada: La Solución Final. Una solución que ya estaba fraguada en muchas de las mentes de los más importantes políticos de Francia, Holanda, Inglaterra o Polonia. Porque si el Holocausto de seis millones de judíos fue la vergüenza de una idea xenófoba del nacismo alemán, ya fue pensada y planteada por parte de los llamados países democráticos.

¿Qué es el holocausto? ¿Qué eran las Aljamas? ¿Por qué la población de Alemania permitió esta barbarie? ¿La Solución Final es un ejercicio de la política alemana o ya estaba sobre la mesa de las importantes naciones europeas?

Empecemos por la definición de aljama. La aljama es la reunión, la junta de judíos, la asamblea y también el barrio y la sinagoga. La aljama en la Corona de Castilla tenía un valor económico y fiscal; aljama era la comunidad judía que auto gestionaba la recaudación de los diversos impuestos que la monarquía imponía sobre ellos (que eran considerados súbditos directos del rey). De esta forma una localidad con aljama se encargaba de la recaudación de los impuestos de su comunidad y de otras que le eran anexas, normalmente en localidades cercanas. Por tanto, la existencia en una localidad de una aljama viene a indicarnos que tenía una cierta entidad y cantidad de población, a la par que organización interna que le permitiese hacerse cargo de la recaudación y la organización fiscal de una serie de localidades.

Sabiendo esta predisposición por parte de las comunidades judías a las reuniones y organización administrativa, ¿cómo fue posible la deportación, confinamiento y genocidio de seis millones de judíos? Es una pregunta que durante años ha estado presente en mis pensamientos ¡No lo entiendo, ni entenderé nunca!

El holocausto es la ofrenda ígnea a los dioses. Etimología: holocausto (del griego ?λ?καυστον holókauston, de ?λον ‘completamente’ y καυστον ‘quemado’) es, en el ámbito religioso, el sacrificio de animales cuyo cuerpo es completamente consumido por el fuego. En los ritos paganos griegos y romanos a los dioses de la tierra y el inframundo se les ofrecían animales oscuros o dorados, sacrificados de noche y quemados por completo. Algunos de los sacrificios judíos especificados por la Torá son llamados en hebreo `olah, un término traducido como holókauston en la Septuaginta. Actualmente, algunas traducciones de la Biblia recogen la palabra como «holocausto» y otras la traducen como «ofrenda ígnea».

¿Qué era La Solución Final?

En 1918 había terminado la Primera Guerra Mundial y se firmaban Los Tratado de París: Tratado de Versalles, de San German - en – Laye; de Sèvres; de Trianón y de Neuelly. En realidad un reparto de obligaciones y territorios entre las naciones vencedoras y vencidas, pero un auténtico despilfarro ideológico y diplomático, porque el problema nacionalista de los Balcanes, asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria (28 de junio), declaración de guerra austríaca a Serbia (28 de julio) y movilización rusa contra Austria-Hungría (29 de julio) que fueron las principales causas de la guerra no estaban cerradas; es más, Rusia ahora era comunista, Alemania había expulsado al káiser en la Revolución Obrera de Berlín creando un gobierno democrático, Francia e Inglaterra se enfrentaban por los territorios del imperio turco e Italia reclamaba el derecho de colonias en África. Pero un problema estaba sobre la mesa: la superpoblación de los judíos en Europa.

Polonia albergaba 3.300.000 judíos, un 10% de su población total. Alemania tenía una población de 520.000 judíos y a este número se sumaba la población de Holanda, Bélgica, Austria, Checoslovaquia, Rusia, Hungría y Rumania. Cuando el Reich inició la persecución antisemita, culpando de la debilidad de Alemania a los judíos, Hungría y Rumania imitaron a los nazis, y Franklin D. Roosevelt promovió la conferencia de Évian (julio 1938) a la cual acudieron 32 países intentando llegar a un acuerdo al , un fracaso solidario, con la excepción de la Republica Dominicana dispuesta a acoger a los perseguidos, porque los demás mandatarios hicieron oídos sordos al problema e incluso se volvió a plantear el Plan Madagascar, que consistía en la deportación masiva de judíos a la isla de Madagascar. En diciembre de 1938 los ministros de exterior francés y germano, Georges Bonnet y Joachim von Ribbentrop, inician un acuerdo de deportación diaria de 1.500 judíos, entendiendo que este plan impediría la creación de un estado judío en Palestina y la imposibilidad de una molestia en Jerusalén. Un mes antes, en la noche del 9 al 10 de noviembre fueron destruidos 7.000 comercios y asesinados más de cien judíos, llamando a esta noche la Kristallnacht (la noche de los cristales rotos).

En realidad todos los países involucrados en la Segunda Guerra Mundial hicieron un flaco favor a la comunidad judía antes de septiembre de 1939, después llegó la guerra. El gobierno británico desde 1917 apoyó la creación de un Hogar Judío en Palestina, pero los enfrentamientos territoriales con Francia hicieron imposible este rincón para la nación judía; seis millones de judíos asesinados fueron la llave en las Naciones Unidas para la creación del Estado Israel en el suelo de Palestina (ONU 1949). Nadie llegó a prever la vergüenza que causaría este abandono en la historia de la humanidad: los guetos semitas, los campos de reeducación, los campos de exterminio, la persecución comunista, el conflicto árabe – israelí, el enfrentamiento armado contra las naciones musulmanas, los atentados, las guerras… todo es parte y resultado de nuestra historia.

Una vergonzosa historia que quizás comenzó en una aljama del Reino de Castilla, en el mes del sevat allá por el año 1310.

 

¡Oh mi querida Israel! ¡Querida Israel!

A tus hijos e hijas elevo mis cantos.

Mi propio Yamim Noraim, mi reflexión,

para con mis semejantes ofendidos;

recibiendo la culpa, sabiendo que de mi tierra,

que de mi cuna llana, fuisteis expulsados.

 ¡Gloria y salud a los Hijos de Sión!

!Paz y Gloria para el pueblo hermano de Israel!

 

 

Un saludo a los lectores.

 

{
}
{
}

Comentarios La Saga de los Malditos

¡Señores y señoras, tenemos un problema! El servidor está fuera de juego, una vez más... un saludo a los lectores y gracias por vuestros comentarios, espero poder contestar cuanto antes...
Es genial este escrito. Como siempre me gusta tu forma de contar la historia y recrear las fuentes
Un abrazo
Gracias  Aghata.
Quiero comentar que la historia es algo que me fascina; la historia es un pupurrí  de locuras, corazonadas y brutalidades;  una mezcla de mitología, religión, mentira, cuento y por desgracia... hironía y locura colectiva en un proceso cíclico.
Siempre cuestiono los actos colectivos realizados por comunidades racionales: ¿Cómo es posible que Hitler ganara una elecciones demócraticas? ¿ Por qué esta sensación de desconfianza social a la democracia y a la familia?  ¿Nadie se está dando cuenta del nivel de ignorancia y precariedad de la juventud europea?.... Un saludo y muchas gracias.
jjdanwcer jjdanwcer 09/08/2011 a las 20:00
El libro es cojonudo. Lo leí este verano pasado y, la verdad, me gustó un montón. También es cierto que la historia me fascina, en concreto la Alemania de Hitler y todo el proceso de la segunda guerra mundial. Estuve el otro día a punto de comprarme la "Trilogía berlinesa" de Kerr pero al final no lo hice porque me costaba 32 eurazos y, la verdad, no tengo tanto dinero disponible. No sé si alguno aquí la leyó y me quiere dar su opinión sobre la misma. Un saludo.
vigo88 vigo88 02/02/2012 a las 19:40
Y antes de que alguno me pregunte si el 88 que contiene mi nick viene por el uso nazi de HH ya aclaro que no, nada más lejos de la realidad. El 88 es mi año de nacimiento, pero ya no es la primera vez que me cosen a mensajes preguntando si tiene algo que ver con la ideología nazi. Para nada, sencillamente mi nick habitual en cualquier foro es vigo88 y me gusta como queda, pero de nazismo lo justo! Un saludo.
vigo88 vigo88 02/02/2012 a las 19:43
Hola vigo88, feliz año del dragón. Primero quiero agradecer tu visita a mi blog. Gracias por tu comentario y sabes que aquí o en los demás blog de este escritor novel tienes tu habitación y un vaso con aquello que te apetezca.   Ahora estoy obligado a leer el libro que recomiendas: Trilogía Berlinesa de Philip Heer,  por lo demás, si alguien te pregunta por los dos ochos tú respondes que son los dos lazos de chocolate que te comes por las mañanas; ¡envidiosos qué son unos envidiosos!
Siempre a tu disposición J. J. Danwcer seudónimo literario.

Deja tu comentario La Saga de los Malditos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.