Avisar de contenido inadecuado

Literatura española. El Realismo y el Naturalismo

{
}

Diana, diosa de la caza.

LITERATURA ESPAÑOLA SIGLO XIX

 EL REALISMO Y EL NATURALISMO

Hacia el año 1845 los escritores franceses huyen del sentimentalismo romántico, subjetivo y exagerado. Este movimiento se denomina <<Realismo>>, un tránsito de autores románticos intentando captar y reproducir en su obra la vida y el ambiente popular que les rodea; pero el realismo como tal pertenece a todos los tiempos y tendencias pues es la descripción real del entorno, y esta realidad pertenece a una de las constantes de la literatura española: el Cantar del Mío Cid, La celestina y en las novelas de Cervantes aparece esta realidad social y de época, igual que en la pintura y en la escultura española. Podemos consignar como notas particulares del realismo su objetividad, lenguaje real, naturalidad, reflexión hasta la minuciosidad, especialmente épico, pueblos y gentes contemporáneas, paisajes y hechos reales, estilo sencillo y claro. <<Huir de requiebros y recebos de aguas sobre puentes de petril forma>>. En esta poesía posromántica el escepticismo y la ironía son predominantes distinguiendo tres grupos o tendencias: la poesía sentimental-subjetiva de Rosalía y Bécquer; la poesía filosófica y social de  Campoamor y Núñez de Arce; la poesía regional de Gabriel y Galán; Vicente Medina.

La poesía sentimental-subjetiva

Su representante más genuino aparte de Rosalía de Castro es Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870), nació en Sevilla, su verdadero nombre fue Gustavo Adolfo Domínguez Bastida. Huérfano de padre y madre en una familia de pintores de costumbres andaluzas, siendo niño fue recogido por su tío Juan de Vargas junto a su hermano Valeriano y posteriormente por su madrina Manuela Monahy con quien llegó a Madrid. De 1858 a 1863, la Unión Liberal de O'Donnell gobernaba España y en 1860, González Pravo, con el apoyo del financiero Salamanca, funda El Contemporáneo, dirigido por José Luis Albareda, en el que participan redactores de la talla de Juan Valera. El gran amigo de Bécquer, Rodríguez Correa, ya redactor del nuevo diario, consiguió un puesto de redactor para el poeta sevillano. En este periódico, y hasta que desaparezca en 1865, hará crónica de salones, política y literatura; gracias a esta remuneración empieza a escribir más para alimentar a su pequeña familia y, fruto de este intenso trabajo, nacieron varias de sus obras, después en 1880 junto a Eduardo Gasset funda <<La Ilustración de Madrid>> llegando a ser su director. Su fallecimiento pasó casi desapercibido; el gran poeta había escrito:

<<Cuando la muerte vidrie de mis ojos el cristal, mis parpados aún abiertos, ¿quién los cerrará?>>

La creación literaria de Bécquer abarca tres series de obras: Rimas, Leyendas y Cartas. Las Rimas constituyen la poesía más intimista y subjetiva del siglo XIX; tenue, alada, hecha de suspiros y risas, colores y notas. Los títulos mas populares: Del salón en el ángulo oscuro, Volverán las oscuras golondrinas; Yo sé un himno gigante y extraño, Cerraron sus ojos y una de las más románticas: Olas gigantes que os rompéis bramando

LII

 

Olas gigantes que os rompéis bramando

en las playas desiertas y remotas,

envuelto entre la sábana de espumas,

¡llevadme con vosotras!

Ráfagas de huracán que arrebatáis

del alto bosque las marchitas hojas,

arrastrado en el ciego torbellino,

¡llevadme con vosotras!

Nubes de tempestad que rompe el rayo

y en fuego ornáis las desprendidas orlas,

arrebatado entre la niebla oscura,

¡llevadme con vosotras!

Llevadme por piedad a donde el vértigo

con la razón me arranque la memoria.

¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme

con mi dolor a solas!

 

 

La grandeza del poeta es su sencillez e íntima melancolía huyendo del estilo altisonante y declamatorio de sus contemporáneos. En sus Leyendas el temperamento épico de Bécquer se patenta en sus obras en prosa. Temas orientales: El caudillo de las manos rojas. Muerte y desaparecidos: El rayo de luna; El miserere; El monte de las ánimas. Temas religiosos: El Cristo de la calavera, Creed en Dios y también de temas de actualidad: La venta de los gatos.

La Leyendas de Bécquer son una joya del castellano, una prosa perfecta, medida y con un lenguaje coloquial y jugando con la incertidumbre y el misterio.

Durante su permanencia en el monasterio del Moncayo por una enfermedad respiratoria escribió una serie de crónicas llamadas: Cartas desde mi celda.

 Ramón de Campoamor figuró como el poeta más leído de su tiempo, designado como poeta filosófico su prestigio ha decaído con la crítica. Ramón de Campoamor y Campoosorío (1817-1901) nació en Navia (Asturias), de familia pudiente estudió la carrera de medicina pero la abandonó para dedicarse a la filosofía y la política. Gobernador de Alicante y Valencia por el partido conservador antes de morir ordenó que fueran quemados sus manuscritos. Sus obras principales son Las Doloras; Pequeños poemas y humoradas. En su Poética expone Campoamor que la poesía ha de ser  concisa y sin retórica.

 Gaspar Núñez de Arce menos conocido que Campoamor  representa la poesía de la duda y del escepticismo del siglo XIX. Nació en Valladolid en 1834, (casa de Núñez de Arce en la calle del mismo nombre al lado de la catedral), cursó estudios en Toledo donde se dio a conocer con un drama titulado Amor y orgullo. Fue diputado en Cortes, corresponsal de Iberia en la guerra de África, ministro de ultramar con la Restauración, académico de la Lengua y presidente del Ateneo de Madrid; falleció en 1903. Dramaturgo y poeta escribió El haz de leña (1872), considerado el mejor drama histórico sobre la muerte del príncipe Carlos, hijo de Felipe II. Es en el campo de la poesía donde encontramos su valía, su creación poética es de una corrección artística, de sus poemas románticos destacan Hernán el lobo, El miserere y El vértigo, uno de los mejores poemas del autor, representa el drama fraticida de Juan de Tabares en la persona de su hermano, compuesto en décimas y de notable valor descriptivo.  En los poemas realistas La pesca; Un idilio y Maruja encontramos el pensamiento torturado del escritor en la duda. Raimundo Lulio es un poema filosófico inspirado en la leyenda del filósofo y su amada Blanca; la razón y la ciencia. De este estilo es La visión de Fray Martín   (Lutero) y Selva oscura, poema alegórico y dantesco. 

José Mª Gabriel y Galán (1870-1905), el cantor de Castilla, del hogar cristiano y del trabajo nació en Frades de la Sierra (Salamanca), maestro de profesión abandonó la docencia para dedicarse al campo, falleció en Guijo de Granadilla (Cáceres). Su labor poética comprende cuatro libros: Campesinas; castellanas, Nuevas castellanas y Extremeñas, El ama es una mezcla de versos y elegía; Mi vaquerillo, Los pastores de mi abuelo, El Cristu benditu escrita en extremeño encontramos ese sentir cristiano, religioso y patriótico. 

Vicente Medina (1866-1938) De familia humilde era natural del pueblo murciano de Archena. Durante algún tiempo desempeñó el empleo de escribiente, emigró a Argentina. Es el poeta representativo de la huerta murciana. En 1898 Vicente Medina publicó su mejor libro de versos: Aires Múrcianos con prólogo de Azorín, de sus obras destacan: Alma de pueblo; La canción de la vida.

José María Iparraguirre (1820-1881), músico y poeta de vida errante es el autor de Guernikako arbola ( El árbol de Guernica), convertido en el himno del pueblo vasco. Otras creaciones son Nere Andrea (Mi mujer); y el sentimental Agur Euskalerria (Adiós, oh país vasco).

En el teatro realista, sin el empuje de la novela se verifica una transformación a reflejar las costumbres de la época, notas distintivas de este teatro son la sobriedad y su tendencia moralizante. Autores prestigiosos fueron Ventura de la Vega (1807-1865); nacido en Buenos Aires de joven perteneció a la sociedad secreta  <<Los Numantinos>>, pero sus ideas evolucionaron para ser preceptor de la reina Isabel II, director del Teatro Español  y académico de la Lengua falleció en Argentina. Su mejor obra teatral es El hombre del mundo, tres años antes de su muerte escribió La muerte de César, obra preferida del autor y vapuleada por la crítica. Adelardo López de Ayala (1828-1879) natural de Guadalcanal (Sevilla), de él se debe el manifiesto España con honra fue ministro con Amadeo y con Canovas en la Restauración. De su etapa realista son las obras maestras como El tejado de vidrio; El consuelo, presentación de una mujer frívola que paga sus ansias de ostentación. Manuel Tamayo de Baus (1829-1898). Hijo de actores nació en Madrid, militante liberal perteneció a la Real Academia de la Lengua como secretario y director de la Biblioteca Nacional. Autor de Juana de Arco; Locura de amor, obra escrita en prosa que tiene por argumento la locura amorosa de doña Juana, un final tierno y conmovedor. La bola de nieve; Lances de amor; Un drama de amor y la obra maestra y una de las más originales del teatro español: Un drama nuevo. Debemos destacar las figuras de José Echegaray; autor de El libro talonario y premio Nóbel en 1874 junto a Federico Mistral que rayó el escándalo y la oposición del grupo de escritores de la Generación del 98. Otra figura destacada del genero teatral y lírico es Ricardo de la Vega (1839-1910) autor de La verbena de la paloma, obra magistral del mal llamado Género Chico que constituye la aportación dramática más valiosa del siglo XIX y XX a la literatura española, con nombres tan prestigiosos como Carlos Arniches y los hermanos Quintero, cultivando un lenguaje coloquial y popular, ritos y tradiciones españolas.

En la prosa didáctica, en el campo de la erudición y la crítica, ramas de la cultura liberal brillan autores de gran prestigio como José Amador de los Ríos; Manuel Milá, pero una figura es destacada Marcelino Menéndez Pelayo (1856-1912). Natural de Santander, inició sus estudios en la universidad de Barcelona y finalizó en las de Valladolid y Madrid. Muy joven ganó las oposiciones a la cátedra de Literatura Española que regentó durante veinte años, amigo de Valera y Pérez Galdos viajó por Europa y fue académico de la lengua y director de la Academia de Historia. Autor de obras polémicas como La ciencia española, Historia de los heterodoxos españoles; poéticas son los títulos A mis amigos de Santander; La galerna del Sábado de Gloria; criticas como Horacio en España y la más estudiada: Orígenes de la novela , indispensable estudio de la evolución de la novelística.

LA NOVELA REALISTA

La novela realista mantiene esa transición de lo romántico a lo natural destacando un periodo de iniciación que corresponde a la novela costumbrista con autores como Fernán Caballero y pedro Antonio de Alarcón. En su esplendor las figuras más relevantes son Pereda; Pérez Galdos y Valera; para llegar a ese naturalismo literario de los autores como Clarín y Pardo Bazán.

Pedro Antonio de Alarcón (1833-18919 natural de Guadix dejó el seminario para formar parte de la sociedad de escritores liberales <<La cuerda granadina>>. En Madrid se dedicó al periodismo y la política, sus campañas anticlericales motivaron un duelo con el escritor García Quevedo quien le perdonó la vida, después asistió como corresponsal en la guerra de África. Autor de poemas épicos El suspiro del moro; cuentos amatorios como El clavo; cuentos de historias nacionales El carbonero Alcalde; narraciones inverosímiles Los seis velos y el cuento El sombrero de tres picos <<el rey de los cuentos>> definido así por Pardo Bazán; de sus novelas destacan El final de Nora; El escándalo; El niño de la bola; Venegas; El capitán veneno y La pródiga.  De sus libros de viajes están Diario de un testigo de la guerra de África y lo mejor de su género narrativo: De Madrid a Nápoles junto a la obra La Alpujarra.

Juan Valera y Alcalá Galiano (1827-1905) estudió en el seminario de Málaga y leyes en Granada y Madrid. Siguió la carrera diplomática  y fue embajador. En la novela nos ha dejado sus mejores obras Pepita Jiménez, novela psicológica y epistolar de transición amorosa; Doña Luz; Las ilusiones del doctor Faustino; Juanita la larga; cuentos como El pájaro verde, La buena fama, El espejo de Matsuyama.

José María de Pereda (1833-1906) nació en Polanco (Santander) abandonó sus estudios de ingeniero y volvió a su tierra. Militó en el partido Carlista y fue académico de la lengua. Sus obras destacadas son: Escenas montañesas; La leva; El fin de una raza; El buey suelto; De tal palo tal astilla…; El sabor de la tierruca; pero Sutileza <<la epopeya del mar>> y Peñas arriba son las obras cumbres de Pereda que es un pintor magistral de su tierra y de los espacios naturales.

Benito Pérez Galdós (1843-1920) nació en Las Palmas de Gran Canaria; cursó sus primeros estudios en un colegio inglés, trasladado a Madrid abandonó la carrera de Leyes para consagrarse en el periodismo, la política y la literatura. En el año 1897 fue elegido académico de la Lengua cuando era incapaz de leer debido a su ceguera. La producción literaria de Galdós es colosal. Los Episodios Nacionales son cinco series de cinco novelas cada una en las que se recorre los acontecimientos históricos de España desde la batalla de Trafalgar hasta el periodo histórico de la Restauración. La narración está puesta en los labios de personajes ficticios, personajes que dejan en su reflexión autenticas críticas a los políticos, a las revoluciones y a los lideres liberales y monárquicos. La lucha, la participación, el terror, el hambre del pueblo madrileño y aragonés contra las tropas napoleónicas están consideradas como joyas de la descripción literaria. De sus novelas históricas, contemporáneas y costumbristas destacan: la Fontana de Oro, nombre del café y refugio de políticos liberales; Una de las novelas mas delicadas es Marianela; celebres son Misericordia; Fortunata y Jacinta; Nazarín.  El abuelo es la mejor de sus obras dramáticas.

La novela naturalista española

Igual que el Realismo tuvo su origen en Francia en la segunda mitad del siglo XIX, considerando a Zola (Émile Zola (París, Francia, 2 de abril de 1840 – ibídem, 29 de septiembre de 1902) el mayor representante del Naturalismo.

El Naturalismo es un realismo llevado hasta los últimos pormenores, la copia fiel de la realidad por desagradable que ésta sea. Los escritores españoles fueron más moderados de ellos destacan:

Emilia Pardo Bazán (1852-1912) hija de los condes Pardo Bazán nació en la Coruña. Con una esmerada educación y formación literaria fue una excelente conferenciante. En 1884 publicó: La ama joven, que trata precisamente sobre crisis matrimoniales la misma crisis que acaecía en su matrimonio: Benito Pérez Galdós  por entonces cercano también al Naturalismo, inicia una relación amorosa con ella que durará más de veinte años. Ella le engaña sin embargo con amoríos fulminantes con jóvenes como Lázaro Galdiano y Narcís Oller, haciéndose perdonar. En cuanto al Naturalismo practicado por Pardo Bazán, como el de Galdós, frente a los principios ideológicos y literarios de Zola, acentuaba la conexión de la escuela francesa con la tradición realista española y europea, lo que le permitía acercarse a un ideario más conservador, católico y bienpensante;  en lo que respecta a ella, nunca abominó de su Catolicismo, por más que admitiera las bases ideológicas del determinismo social y darvinista. Sus novelas más famosas son Los Pazos de Ulloa: La madre naturaleza; Morriña e Insolación; La quimera; La sirena negra. De sus cuentos y narraciones breves destacan Cuentos de Marineda y Arco Iris; Las tijeras; Nieto del Cid; El rompecabezas y los libros de crítica: La cuestión palpitante; y las leyendas de San Francisco de Asís.

Leopoldo Alas <<Clarín>> (1852-1901) nació en Zamora pero vivió en Oviedo de cuya universidad fue profesor de Derecho romano y de Economía Política. Como periodista fue sagaz, crítico, irónico y mordaz; afiliado al krausismo; (El krausismo español es un movimiento cultural que arraiga en el siglo XIX español en base al pensamiento de K. Ch. F. Krause (1781-1832), autor de escaso predicamento que aportó una personal versión al idealismo dominante en ella, quedando oscurecido por el prestigio de sus figuras principales: Fichte, Schelling y sobre todo Hegel. El krausismo acaba por atraer a los pocos representantes del incipiente hegelianismo), pero Leopoldo Alas terminó en las ideas del eclecticismo para volver después a la fe (no católica). Amigo de Menéndez Pelayo y de Pereda pese a sus confrontaciones religiosas fue y es considerado como el mejor escritor naturalista español. La Regenta, novela extensa y amorosa de la escuela naturalista es la más sobresaliente de este movimiento. Como escritor de cuentos destacan ¡Adiós Cordera!; El gallo Sócrates

P. Luis Coloma (1851-1914), escritor famoso por sus extensos trabajos de literatura biográfica es de tendencias moderadas y moralizantes,  novelista con títulos llevados al cine como Pequeñeces; y la novela Boy.  Sus cuentos famosos son Jeromín; La reina mártir.

Armando Palacio Valdés (1853-1938); natural de Entralgo (Asturias) estudió leyes en Madrid y se dedicó al periodismo y la literatura, falleció en Madrid. Sus primeras novelas naturalistas resultan simpáticas y representantes de las costumbres sociales; las más celebradas son: La hermana San Suplicio; Marta y María; La aldea pérdida.

Vicente Blasco Ibáñez (1867-1928) nació en Valencia, aragonés por parte de padre estudió leyes y viajó como conferenciante estableciendo su residencia en la ciudad de Mentón (Francia) donde falleció. En la descripción del costumbrismo y del regionalismo valenciano son admirables las novelas Arroz y tartana; La barraca; Cañas y barro. Novelas críticas o de tesis  como La Catedral; La bodega. De temas americanos son Los argonautas. De temas bélicos son Los cuatro jinetes del Apocalipsis y Mare nostrum

http://stc.obolog.net/multimedia/fotos/894000/893582/893582-298703.jpg

 

{
}

Álbum de fotos de Literatura española. El Realismo y el Naturalismo

2 de 2

Ver fotos de Literatura española. El Realismo y el Naturalismo

{
}

Deja tu comentario Literatura española. El Realismo y el Naturalismo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre